El vodka tonic de Syrenka, la copa de moda

El vodka tonic, el combinado de vodka con tónica, puede convertirse en la copa de moda este verano, desbancando al ubicuo gintonic. Esa es, al menos, la idea que plantea Jesús Bernad, Director de Planeta Hedonista, en el blog Cocina.es, donde analiza las cualidades del vodka tonic: una atractiva presentación y la pureza del alcohol.

syrenka-bottle

Y esta es, sin duda, una de las mejores virtudes de Syrenka: una rigurosa destilación, un doble filtrado y el agua, inusualmente pura, de un manantial virgen. El resultado es un vodka de insuperable suavidad, incoloro y cristalino, embriagador en matices aromáticos y con una entrada en boca amable, fina y equilibrada, persistente y fresca.

La destilería donde se elabora Syrenka es una de las más grandes y prestigiosas de Polonia. Desde 1879, este vodka se elabora con los mejores granos de centeno y trigo, que son sometidos sometió a un proceso inicial de fermentación, controlando en cada momento la cantidad y el tiempo exacto de maceración.

Una vez obtenido el alcohol neutro deseado se destila hasta cuatro veces con el fin de rectificarlo, y alcanzar así el grado de pureza requerido por los estándares de los mejores vodkas polacos.

Por último, se somete el producto final a un proceso de doble filtrado a través de carbón de haya, eliminando de esta manera cualquier tipo de minúscula impureza que pudiera persistir en él.

El resultado es un vodka recomendado para los buenos bebedores, que ahora tienen la oportunidad de disfrutar del vodka tonic de Syrenka.

Elaborado con la tónica Abbondio, el vodka tonic de Syrenka se decora con un twist de lima y unos pétalos de rosa que le aportan su atractivo color y grato perfume.

Tal y como explica Jesús Bernad, Director de Planeta Hedonista, la copa es muy equilibrada por sus notas golosas y ácidas, y final de sensaciones cítricas, con su toque amargo que aporta la quinina. Una copa versátil de marcada personalidad.